El efecto del volante en la cintura realza la figura femenina y hace de
este tipo de prendas una tendencia a seguir este verano 2012.


¿Qué es el peplum? 
Vestidos, camisetas,
blusas o tops con un volante en la cintura y un cuerpo entallado; o lo
que es lo mismo, prendas que realzan caderas y pechos y disimulan
barriga.
Sea como sea su éxito es rotundo. Lo hemos visto en las pasarelas y ahora todas las tiendas low cost
nos acercan este diseño en diferentes tonos y estampados. Quizá el
vestido blanco, negro, rojo y en tonos pastel sea el más destacado hasta
el momento pero a medida que avance el verano es probable que la gama
se amplíe y veamos más estampados, más tonalidades y más prendas
afectadas por esta tendencia.
Un ejemplo de cómo estos cuerpos peplum han irrumpido en nuestros armarios

A nivel internacional, el peplum fue el protagonista en pasarelas como la de Nina Ricci, Giorgio Armani o Vera Wang.

 

El origen del Peplum
Este tipo de prenda de vestir se remonta a la época griega donde ya
usaban un cinturón que ayudaba a provocar el efecto peplum. En tiempos
de Maria Antonieta regresó, pero con un estilo más propio del momento;
es decir, con una estética más recargada.
No volvió hasta los años 40-50 de la mano del New Look de Christian Dior.
Tras la posguerra se trató precisamente con estas prendas de realzar la
figura de la mujer y demostrar que ellas tenían una buena alimentación.
En los 80 volvemos a encontrarlo una vez más con el mismo objetivo:
destacar las curvas de la mujer; caderas pronunciadas y cuerpos
encorsetados.
Hoy asistimos a la reaparición del peplum y nos reafirmarnos en la frase “todo vuelve”
¿A quién sienta bien el peplum?
Es perfecto para cuerpos rectos de caderas estrechas. Para el resto
de variantes de la figura femenina resulta algo desaconsejable.
Para las chicas de caderas anchas y cintura muy estrecha es
aconsejable pero con matices; hay que evitar que el volante llegue hasta
la cadera y que la falda sea muy larga.